Ahora Se Puede Contar (II)

Es curiosa la sensación de volver a casa después del parto. Tras dos días en el hospital, el tiempo parece haberse detenido en el momento en que salimos de casa con cierta prisa por conocer a nuestro hijo. Al volver, allí estaban esperando nuestros pijamas sin doblar, los platos de la última cena sin fregar y la bañera donde Mamá se dio un último baño relajante, con su agua intacta.

Pero había algo más: unas lentejas y algo de arroz puestos a remojo la noche anterior al parto, con idea de que fueran cocinados al día siguiente. A nuestro retorno, el agua del bol con lentejas se había enturbiado hasta formar una capa blanquecina en la superficie, y algunas lentejas habían germinado como por arte de magia. El bol de arroz, por su parte, parecía un arrozal de Lao Chai en miniatura.

Como Mamá y yo tenemos por principio no tirar comida, decidimos darle una oportunidad primero a las lentejas, y, si se terciaba, al arroz. Al ser pleno verano, no apetecía demasiado un guiso, así que, para añadir un poco de riesgo al asunto, decidimos que las lentejas irían acompañadas de salsa vinagreta. El vinagre cumpliría una doble función: acabar con cualquier rastro de vida que hubiera acampado en las legumbres y enmascarar el sabor de la germinación.

Nos comimos las lentejas, con cierto reparo, sí, pero también con el hambre de haber pasado dos días en un hospital. Al día siguiente, nuestros estómagos estaban… cómo decirlo, “revoltosos”. Vamos, que tenían más actividad que el Krakatoa en 1883. Pero la cosa no pasó a mayores.

Casualidad o no, esos días coincidieron con los únicos tres en que nuestro hijo tuvo síntomas de lo que se suele llamar “cólico del lactante”. El primero de ellos fuimos a urgencias por lo persistente de su llanto para descartar otras causas. Como dudábamos de si el plato de lentejas podía tener algo que ver, decidimos contarle al pediatra nuestra ocurrencia. El hombre, entre risas, señaló el pañal abierto y manchado con caca de nuestro hijo y dijo: “Si las molestias se debieran a las lentejas, este pañal se olería desde aquí”. No se trataba de llevarle la contraria, pero la caca en cuestión, tenía el color de un plato de tikka masala y olía a algo parecido a curry, no sé si a diez metros, pero a tres, sí. Aún así, salimos de allí tranquilos, confiando en el diagnóstico del médico (cólico del lactante), pero desconfiando de su olfato culinario.

Al día siguiente, decidimos negarle su oportunidad al arroz y, con gran dolor por nuestra parte, terminó en la basura. La combinación con algún resto de lentejas en nuestro estómago podía haber desencadenado una reacción de consecuencias imprevisibles para el planeta. Nuestros estómagos volvieron a su estado de letargo habitual. Pero algo había cambiado en nuestras vidas. Habíamos perdido el respeto a la comida fermentada. Nuestro aparato digestivo se había visto reforzado y nuestro compromiso de no tirar comida, también.

Así fue como nació una nueva corriente dentro del mundo de la nutrición. El mundo estaba habitado por carnívoros, vegetarianos, veganos, macrobióticos, crudívoros, paleos, etc… Y llegaron los fermentívoros. Seres con habilidades digestivas especiales.

No quiero esconder que hemos vuelto a hacerlo. Y no una, ni dos, ni tres veces. Con lentejas, con garbanzos y con judías blancas. Y aquí estamos, contándolo. Porque, ahora, se puede contar.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Ahora Se Puede Contar (II)

  1. Aurora dijo:

    Vaya tela lo vuestro… ¿Lo habéis repetido por descuido o porque ya os mola el tema?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s