Trending Tópicos (I)

Nuestro lenguaje está lleno de frases hechas, preguntas y afirmaciones referidas a la infancia que todo el mundo repite, sin pararse a pensar en lo que realmente significan o suponen para los niños. Éste es un espacio para reflexionar sobre algunas de ellas.

¿QUÉ TAL SE PORTA?

Preguntar qué tal se porta un bebé es como preguntar qué tal ha salido el Sol esta mañana. No tiene sentido. Cuando me hacen esta pregunta, me dan ganas de responder con otra pregunta: “¿A qué te refieres?, ¿a si roba carteras en el metro o pincha las ruedas de los coches aparcados?”, pero acabo siendo un poco más diplomático y digo que todos los bebés “se portan bien”.

Normalmente, esta pregunta se hace (en un intento de abreviar) para saber si el niño come, duerme y llora “mucho” o “poco”. Dado que no se puede responder en términos absolutos, plantearse qué tal come y duerme, implica siempre una comparación con otros niños, e implica, también, no reconocer que cada bebé es único y distinto al resto, y, por tanto, incomparable. Los hay que comen mucho y siguen teniendo hambre; los hay que comen poco y se sacian; los hay que un día comen mucho y otros días comen poco. Y, con todo ello, casi todos crecen y se desarrollan sin mayores problemas. ¿Por qué nos empeñamos en negar su individualidad encasillándolos en patrones creados vete-a-saber-cuándo por vete-a-saber-quién?. En cuanto al tema del llanto, el recién nacido es pura emoción: si está a disgusto, llora; si está a gusto, no llora. Es así de simple. No hay más. No tienen una cantidad de gemidos preestablecida, ni traman ningún plan oculto cuando lloran, ni buscan conseguir nada con sus lágrimas, más allá de contacto físico, alimento o un culo más limpio.

Entiendo que cuando alguien formula la pregunta de este post a unos padres, desvincula completamente el “portarse bien” de un sentido moral (sólo faltaba…) y, más bien, busca como respuesta datos cuantitativos para encajarlos dentro de los patrones socialmente aceptados que comentaba antes (que duerma unas 6 horas seguidas todas las noches, que coma unas ocho veces al día durante al menos 20 minutos cada vez y que no llore más de 10 minutos seguidos, por ejemplo). El problema es que, por analogía, terminamos pensando que el bebé que no encaja en esos estándares no va “por el buen camino” y, como la respuesta a la pregunta “¿Qué tal se porta?” no da muchas opciones, acabamos respondiendo, o bien que el niño es muy bueno (come bastante, duerme del tirón y casi no llora), o bien que es malo. De esta manera, va calando en nosotros una idea: el niño que no se ajusta a lo que todos esperan de él, no se porta bien. Y esta idea la mantenemos para todas las etapas de la infancia. Nuestro poder de simplificación de las conductas es tan grande, que, cuando, por ejemplo, un niño pega a otro, inmediatamente le recriminamos su comportamiento, añadiendo un calificativo a su persona o su conducta (“eres malo” o “te has portado mal”), sin pararnos a pensar en las causas que le han llevado a hacerlo (celos, necesidad de atención o una frustración anterior que se descarga mediante la agresividad).

Los niños tienen una necesidad tal de sentirse queridos, que cuando se les etiqueta como “buenos” o “malos”, harán todo lo posible para ajustarse a esas etiquetas y no decepcionar a aquéllos de quien esperan afecto. Para el “niño bueno”, la presión será siempre grande, tratando de no desviarse lo más mínimo de la rectitud, por miedo a perder el amor del adulto. Por la misma razón, el “niño malo”, presentará las conductas que se esperan de él: pegará, mentirá, insultará y gritará, sólo para sentirse querido.

Por eso, la próxima vez que me pregunten que qué tal se porta mi hijo, seré “malo”: insultaré al que me haga la pregunta, fingiré no entenderla, pegaré al que me la repita y gritaré que la reformulen hasta que tenga sentido.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s