Segundo Plano

El día en que te confirman que vas a ser papá, automáticamente, pasas a un segundo plano. No es un segundo plano triste como cuando el jugador veterano es relegado al banquillo por la nueva promesa y sabe que se acerca su final. No. Es más bien una sensación positiva. Es el principio de lo bueno. Aparcas gustosamente tu ego y asumes que, ya desde ese momento, lo importante es que Mamá y el bebé estén bien. De pronto, empiezas a relativizar todos tus problemas: “Es lunes… pero voy a ser papá”, “He perdido el tren… pero voy a tener un hijo”, “He tenido un día horrible… pero soy feliz”.

Esta sensación de estar en un segundo plano (positivo, insisto) se acrecienta cuando das la noticia a familiares y a amigos de que esperas un bebé : todas las preguntas se las hacen a Mamá. Si te las hacen a ti, están referidas a ella: “¿cómo está?, ¿qué tal con las náuseas?, ¿qué tal duerme?”. En las revisiones, ecografías y demás pruebas, toda la atención se centra en ellos dos. Es lo suyo. A poco que tengas una buena autoestima, nunca sentirás que el mundo te está dejando de lado. Además, todo esto sirve como entrenamiento para el día del parto.

El día del parto es cuando la necesidad de mantenerse en un segundo plano alcanza la máxima expresión. Tú no eres el protagonista, ni debes serlo. En nuestro caso, cuando Mamá empezó a tener contracciones de madrugada, bajó al piso de abajo, buscó un rincón tranquilo de la casa donde pudiera estar cómoda y empezó a aplicar una mezcla de lo aprendido en los cursos de preparación con lo que, instintivamente, su cuerpo le pedía. Yo me quedé a su lado, expectante, y reprimiendo las ganas de preguntar a cada momento “¿Estás bien?, ¿necesitas algo?”. Lo que Mamá necesitaba, lo pedía, sin que hiciera falta agobiarla.
No sobras, pero tampoco eres indispensable, porque ella sabe muy bien lo que tiene que hacer.

En el hospital, más de lo mismo. Como Mamá estaba monitorizada, yo podía ver cuándo venían las contracciones y cómo iban subiendo de intensidad, pero en lugar de gritar: “¡¡Ahí viene, ahí viene, prepárate!!”, me limitaba a observar cómo las iba encajando, a acompañarla en la respiración y a evitar comentarios intrascendentes que sacasen a Mamá de su estado de concentración. Si hay que ir a por agua, para eso estás tú. Si hay que llamar a la matrona, ésa es tu función.

Y durante el expulsivo, en la última parte del parto, mi papel se limitó a animar a Mamá. Después de todo el “trabajazo” que había hecho durante horas, viendo su estado de cansancio y ante los comentarios un tanto desalentadores, aunque bien intencionados, del personal (“No tienes que empujar así”; “así no hacemos nada”), yo sólo podía reconocer lo bien que Mamá lo había hecho y lo seguía haciendo, lo valiente que era, la fuerza que tenía y que, gracias a ella, faltaba bien poco para conocer a A.

El “segundo plano” de la vuelta a casa es de lo más positivo. Como Mamá y el pequeño necesitan descansar e ir conociéndose, tú tienes la oportunidad de ser el amo de casa que siempre quisiste ser. Nunca tuve problemas en poner lavadoras, quitar el polvo o hacer la comida, pero siempre afronté las tareas de la casa con una buena dosis de pereza. Ahora no, ahora lo haces con ganas. Te realizas con cada menú bien planteado, con cada tres kilos de ropa puesta a tender, con cada cacerola fregada. Se podría decir que, si asumes que es lo que te toca, incluso lo disfrutas.

He pensado en anunciarme para sacar algo de dinero mientras no trabajo en lo mío. Sería algo así: “Papá excedente se ofrece como externo o para trabajar por horas. Experiencia demostrable. Ofrezco seriedad y risas a partes iguales, responsabilidad y buena presencia . Siempre desde un discreto segundo plano”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Segundo Plano

  1. Violeta dijo:

    Cómo molas, Javi! 🙂
    un beso a los tres!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s